Home / Almacenamiento / A,B,C del almacenamiento de peróxidos orgánicos

A,B,C del almacenamiento de peróxidos orgánicos

Durante 20 años los peróxidos orgánicos, clasificados como productos comburentes por la directiva de clasificación de sustancias y preparados, no disponían de una instrucción técnica específica, aplicándose en el diseño de sus instalaciones de almacenamiento los criterios de seguridad definidos por los técnicos redactores de los proyectos.

En el año 2010 se publicó la ITC-APQ9 sobre las especificaciones de almacenamiento de los peróxidos orgánicos, tanto en recipientes móviles como en recipientes fijos. En dicha ITC se definen una serie de especificaciones técnicas muy complejas y de difícil o muy costosa cumplimentación. Nos sorprendió mucho en su día mientras estudiábamos su contenido, ya que pasamos de no exigir nada para su almacenamiento a tener que modificar mucho las instalaciones de almacenamiento con costosas actuaciones. Para más inri, dicha ITC es mucho más restrictiva que en cualquier otro estado miembro de la UE. No entendemos porque en España se desea ser tan estricto en este tema en cuestión.

Los puntos más destacables a tener en cuenta a la hora de querer almacenar peróxidos orgánicos:

El ámbito de aplicación es para los productos que cumplen con la definición de peróxido orgánico según el Reglamento CLP, que los define como compuestos orgánicos que contienen el grupo funcional peróxido (ROOR’). Cabe destacar que el peróxido de hidrógeno H2O2 no es un peróxido orgánico y no se le aplica la APQ9.

  • Los almacenes de peróxidos deben ser exclusivos para dichos productos y no puede haber otro tipo de producto almacenado dentro de él, ni clasificado ni no clasificado. Es decir, un almacén en exclusiva.
  • Deben estar construidos con materiales especiales y con una resistencia interna a una onda de sobrepresión de 0,06 bar (certificado por cálculos) y una RF30 según cantidades (certificado de materiales).
  • Los almacenes deben disponer de paneles de descompresión y una ventilación natural adecuada. También de cubeto de recogida debidamente dimensionado en función del sistema de rociadores diseñado y de la capacidad de almacenaje. Dicho cubeto debe ser exclusivo para este producto.
  • Asimismo se debe disponer de sistema de refrigeración que mantenga el almacén por debajo de la temperatura recomendada, si es preciso. Dicho sistema debe ser redundante para cubrir posibles fallos o pérdidas de capacidad.
  • A partir de almacenes de 150 kilos los almacenes deben estar situados a unas enormes distancias de seguridad tanto de las instalaciones vecinas, límites de la propiedad e instalaciones propias habitadas o no, que se pueden ver reducidas con la mejora de los sistemas de prevención.
  • Todo y así las distancias son muy grandes, siguiendo la filosofía del Reglamento de Explosivos, es decir, pequeños almacenes muy distantes, para que en caso de explosión no se produzca un gran desastre.

Todas estas especificaciones y en especial el tema de las distancias, hace que sea muy difícil ubicar dichos almacenes en las instalaciones de la empresa.

Hay que destacar que la compra de salas prefabricadas con la correspondiente RF o diseño de sobrepresión, debidamente certificado, no indica que dicha sala o armario ya esté homologado para cumplir con la APQ9. Hay muchas otras especificaciones que se deben justificar en el proyecto, que hacen que no sea tan fácil. Hay una frase típica incorrecta que es “El armario es homologado APQ9 o la Sala es APQ9”. Esto es incorrecto. Se debería preguntar si el armario o sala cumple con parte de las especificaciones definidas en la APQ9, que junto con las otras especificaciones, todo ello plasmado en el proyecto, hace que se pueda registrar en las diferentes Consejerías de Industria de las Comunidades Autónomas.

Nuestra experiencia nos dice que el mercado no legaliza dichas instalaciones ante la imposibilidad de poder cumplir con las especificaciones y externaliza su almacenamiento en terceras empresas, quedándose con un remanente de hasta 150 kilos que es más fácil de legalizar.

El problema es que en la actualidad hay muy pocas, por no decir ninguna, instalaciones a terceros con instalaciones legalizadas según la APQ9 que puedan dar una solución al mercado.

Creemos que estaría bien que desde las asociaciones empresariales sectoriales se pudiera hacer alguna presión a la Administración Central, para que pudiera revisarse la ITC-APQ9.

Nuestra recomendación final es ponerse en contacto con especialistas en almacenamiento de productos químicos que definan todas las especificaciones en función del producto, ubicación, disponibilidad de suministros, etc. y que diseñe la mejor solución.

http://www.tandemsl.com/es/blog/apq9-peroxidos-organicos/

Autor: Sergi Carreras

2 comentarios

  1. Bns tardes !! Esecito cotización de armario para peroxido al 50% en polvo .

    Saludos.

  2. Buenos días, nuestro departamento de ingeniería en breves se pondrá en contacto con usted.